Esbozos sobre su vida

Retrato de Federico García Lorca

Escrito por Marisa Martínez Pérsico

El famoso poeta y dramaturgo Federico García Lorca nació en Fuente Vaqueros, Granada, España, el 5 de junio de 1898, y murió cerca de su ciudad natal el 19 de agosto de 1936. Es uno de los escritores españoles más reconocidos en el mundo entero.

Su asesinato a manos de las fuerzas nacionalistas de Franco, al comienzo de la Guerra Civil Española, hizo crecer su fama de manera repentina. Junto con Antonio Machado, se los considera los dos poetas españoles más brillantes del siglo XX, aunque el primero es claramente el dramaturgo más eminente desde el Siglo de Oro Español.

FEDERICO, EL POETA

Como poeta, su reputación nació con Romancero Gitano (Madrid, 1928), continuó con los Poemas de Cante Jondo (Madrid, 1931) y Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (Madrid, 1935). Esta obras despliegan con magnífica riqueza el mundo andaluz, con pizcas de humor y un copioso imaginario que incluye un mundo cuasi-primitivo y mítico, movido por la oscuridad y por fuerzas no identificables. Además del trasfondo flamenco, el sentido rítmico-lingüístico de su literatura es fascinante (el Llanto es considerada una de los cuatro mejores elegías escritas en lengua española).

Más tarde, la visión crítica del mundo irrumpe en la poética de Lorca a través de sus ambiguos y deliberadamente disonantes poemas surrealistas, presentes en su poemario Poeta de Nueva York (publicado póstumamente en Ciudad de México, 1940), en sus casidas árabes y en sus gacelas incluidas en el poemario Diván de Tamarit.

Como dramaturgo, escribió obras tempranas con claras implicaciones sociales como Mariana Pineda (Madrid, 1928) y una cómica invención dramática llamada La zapatera prodigiosa (cuya primera redacción data del año 1930, aunque fue ampliada en 1935). Su interés por el teatro popular le dio reputación de “escritor izquierdista”, lo que contribuyó a preparar el escenario de su muerte (además de su pública homosexualidad).

LORCA, EL DRAMATURGO

Su prestigio como escritor de teatro, sin embargo, descansa fundamentalmente en tres famosas tragedias: Bodas de sangre (Madrid, 1935), Yerma (Buenos Aires, 1937) y La casa de Bernarda Alba (publicada póstumamente en Buenos Aires, 1940). En estas tragedias aparecen temáticas vinculadas con las imágenes recurrentes de su Romancero gitano: el poder de fuerzas no identificadas asociadas a la tierra, la sangre, el sexo, el agua, la fertilidad e infertilidad, la muerte y la luna, que parecen manipular permanentemente a los personajes.

En su teatro brotan juegos poéticos constantes y un primitivismo casi ritual; Lorca era altamente supersticioso, las fuerzas oscuras que operan en su literatura eran mucho más que un recurso literario para él.

La casa de Bernarda Alba es una obra deliberadamente prosaica, fácilmente interpretable como una crítica social que apunta a mostrar la presión que ejercen ciertas convenciones y protocolo social, así como el efecto de mantener los lutos en las costumbres y la frustración de la sexualidad femenina encarnada en la protagonista, Bernarda Alba, quien tiraniza a sus cinco hijas. De todas maneras, cabe destacar que este personaje no se trata de una mujer arquetípica sino de un “carácter” individual.

La centralidad femenina en la literatura de Lorca se vislumbra no sólo en esta obra, sino también en la Yerma o en Mariana Pineda. Las dos primeras fueron inspiradas en la grandiosa actriz trágica Margarita Xirgu.

 

 

ARTÍCULO SIGUIENTE >>

 
     

Otros artículos de Federico García Lorca

 

Esbozos sobre su vida
Cronología explicativa del teatro lorquiano
Influencias en la literatura de García Lorca
El polémico teatro irrepresentable de Lorca
La poesía lorquiana
Lorca y la política

La teoría del duende
Los dramas rurales de Lorca
Romancero gitano
Poeta en Nueva York
Llanto por Ignacio Sánchez Mejías
Diván del Tamarit

   

Referencias:

Artículos y datos sobre el Autor
Selección literaria del Autor