Borges, el hacedor de milongas

Retrato de Jorge Luis Borges

Escrito por Marisa E. Martínez Pérsico

INTERÉS POR LA GERMANÍSTICA

Arañando la década del ´60, sigue publicando textos en colaboración con mujeres intelectuales. Con Margarita Guerrero, en el año 1957, escribe un Manual de zoología fantástica que es publicado en México. Por esta época se intensifica su entusiasmo por la lengua anglosajona y el antiguo islandés; este interés deriva en obsesión por las antiguas literaturas germánicas que se trasladará posteriormente a su ficción y a la escritura de un ensayo: en 1965, junto a su secretaria María Esther Vázquez, publicará el libro Literaturas germánicas medievales así como una Introducción a la literatura inglesa.

En 1960 publica El hacedor, libro de cuentos dedicado a Leopoldo Lugones que contiene un prólogo donde se ficcionaliza un encuentro entre Borges y Leopoldo, en la Biblioteca del Maestro donde este último trabajaba durante el primer cuarto de siglo.

Jorge Luis sigue escribiendo y preparando selecciones de textos junto a su amigo y colega Bioy: en 1960 sale a la luz la antología Libro del cielo y del infierno.

Un año más tarde, es galardonado con el Premio Formentor del Congreso Internacional de Editores, que es compartido con el escritor Samuel Beckett.

PREMIOS Y MÁS PREMIOS

El renombre internacional de Georgie no dejará de crecer. Aquí, una de las opiniones del Premio Nóbel 1960:

“Excepcional es la independencia de esta obra. Excepcional su exigencia artística. Excepcional la integridad de su autor (…) Lógico y poeta, tan lúcido como temerario, Borges mantiene libremente su lugar –que es un lugar muy osado– en los goznes mismos de este siglo muy complejo (Saint-John Perse, Premio Nóbel 1960).

Un inventario de los reconocimientos que Borges recibe a lo largo y ancho del mundo confirma su creciente prestigio:

  • Recibe el título de Commendatore otorgado por el gobierno de Italia en 1960.

  • En 1963 es nombrado Comandante de la Orden de Letras y Artes por el gobierno de Francia.

  • El mismo año, en Buenos Aires, se le otorga el Gran Premio Fondo Nacional de las Artes.

  • En 1964, L´Herne de París publica un volumen especial sobre su obra, en homenaje.

  • Se hace acreedor de la Insignia del Caballero de la muy Distinguida Orden del Imperio Británico.

  • Recibe la Medalla de Oro del IX Premio de Poesía de la ciudad de Florencia.

  • Le es concedida la Orden del Sol del gobierno peruano.

  • En 1968, en Italia, se lo galardona con las insignias de la Orden del Mérito de la República Italiana y el grado de Gran Oficial.

BORGES, LA MILONGA Y LA POESÍA

En el año 1965 escribe y publica el texto de Para las seis cuerdas, que incluye varias nostálgicas letras de milonga en homenaje a un Buenos Aires de arrabales y faroles, cuchillos y valentía de malevaje. La “Milonga de Jacinto Chiclana” es una de las más conocidas.

Para las seis cuerdas (1965)

MILONGA DE JACINTO CHICLANA

Me acuerdo. Fue en Balvanera,
En una noche lejana
Que alguien dejó caer el nombre
De un tal Jacinto Chiclana.

Algo se dijo también
De una esquina y de un cuchillo;
Los años nos dejan ver
El entrevero y el brillo.

Quién sabe por qué razón
Me anda buscando ese nombre;
Me gustaría saber
Cómo habrá sido aquel hombre.

Alto lo veo y cabal,
Con el alma comedida,
Capaz de no alzar la voz
Y de jugarse la vida.

Nadie con paso más firme
Habrá pisado la tierra;
Nadie habrá habido como él
En el amor y en la guerra.

Sobre la huerta y el patio
Las torres de Balvanera
Y aquella muerte casual
En una esquina cualquiera.

No veo los rasgos. Veo,
Bajo el farol amarillo,
El choque de hombres o sombras
Y esa víbora, el cuchillo.

Acaso en aquel momento
En que le entraba la herida,
Pensó que a un varón le cuadra
No demorar la partida.

Sólo Dios puede saber
La laya fiel de aquel hombre;
Señores, yo estoy cantando
Lo que se cifra en el nombre.

Entre las cosas hay una
De la que no se arrepiente
Nadie en la tierra. Esa cosa
Es haber sido valiente.

Siempre el coraje es mejor,
La esperanza nunca es vana;
Vaya pues esta milonga,
Para Jacinto Chiclana.

Después de la época de las milongas, reordena y publica su Obra poética (1923-1966), las Crónicas de Bustos Domecq en 1967 con Adolfito, la Introducción a la literatura norteamericana junto a Esther Zemborain de Torres y, en 1968, El libro de los seres imaginarios y Nueva antología personal. Hacia 1969 es el turno de los poemas de Elogio de la sombra, del cual opina lo siguiente:

“A los espejos, laberintos y espadas que ya prevé mi resignado lector se han agregado dos temas nuevos: la vejez y la ética”.

Con respecto a su vida personal, cabe mencionar que en 1967 contrae nupcias con su primera esposa, Elsa Astete Millán, un matrimonio fugaz y desacertado que sólo durará tres años.¨

 

<< ARTÍCULO ANTERIOR

ARTÍCULO SIGUIENTE >>

 
  Borges, el amor y Perón  

Otros artículos de Jorge Luis Borges

 

Los primeros años de Borges
La juventud del autor
Borges y la década del '40
Los 50 y la irrupción de la ceguera
Borges, la política y una nueva década
Madurez intelectual
Borges, el amor y Perón
Borges el hacedor de milongas
Jorge Luis Borges, inspector de aves
Una vida de premios
Juglares electrónicos
Monografía Jorge Luis Borges - Leopoldo Lugones
Selección poética
La casa de Asterión
La escritura del Dios
Los teólogos y el inmortal
Poema conjetural
La muerte y la brújula
   

Referencias:

Artículos y datos sobre el Autor
Selección literaria del Autor