La juventud del autor

Jorge Luis Borges a sus 21 años

Escrito por Marisa E. Martínez Pérsico

MIEMBRO MARTINFIERRISTA

En el año 1921, Georgie –como lo llamaba su abuela inglesa– vuelve a Buenos Aires. Comienza a difundir una estética ultraísta, especialmente a través de la revista Nosotros y de la publicación mural Prisma, a la que denominó “cartelón que ni las paredes leyeron y que fue una disconformidad hermosa y chambona”.

Un año más tarde, el escritor conoce a Concepción Guerrero, una adolescente de la que se enamora. Por aquellas épocas comienza a editar, junto a Macedonio Fernández, la revista vanguardista Proa (su “primera época” se remonta a los años 1922 y 1923). En el año 1923 publica el poemario intitulado Fervor de Buenos Aires, en el que plasma su homenaje y su cálido reencuentro con la ciudad natal. Este perfil localista se va distanciando progresivamente de las filas del Ultraísmo, herencia de su paso por España.

Las preocupaciones de carácter metafísico, el paso del tiempo, la naturaleza de la muerte y las imágenes domésticas como los zaguanes y aljibes –además de los crepúsculos del arrabal porteño– nutren las páginas de ese libro iniciático y representativo de sus intereses literarios posteriores.

Durante 1924 y 1925, da inicio a la “segunda época” de Proa junto a Pablo Rojas Paz, Alfredo Brandán Caraffa y Ricardo Güiraldes, además de colaborar con la revista Martín Fierro (1924-1927) que le valió el mote de “escritor martinfierrista” e integrante del Grupo de Florida.

Llegaba el primer cuarto de siglo con la publicación de la antología poética Luna de enfrente y el libro de ensayos Inquisiciones. Un año más tarde, junto al peruano Alberto Hidalgo y al chileno Vicente Huidobro publica un Índice de la nueva poesía americana. Además, aparece El tamaño de mi esperanza (ensayos) caracterizado nuevamente por su tenaz nacionalismo y por dirigirse a un interlocutor netamente criollo.

TIEMPO DE ENSAYOS

La década del ´20 es una época prolífica para el joven Borges. En 1928 lleva a imprenta un nuevo libro de ensayos, El idioma de los argentinos. De igual estirpe patriótica será su Cuaderno San Martín, publicado un año más tarde, en que analiza personajes de la historia argentina en tono elegíaco y laudatorio. Este texto lo hará acreedor del Segundo Premio Municipal de Literatura. En esta obra aparece la famosa “Fundación mítica de Buenos Aires”, cuyo principio y final incluyen los siguientes versos inolvidables:

¿Y fue por este río de sueñera y de barro
que las proas vinieron a fundarme la patria?

******************

A mí se me hace cuento que empezó Buenos Aires
La juzgo tan eterna como el agua o el aire.

Su siguiente ensayo, Evaristo Carriego, es publicado en pleno golpe militar de Uriburu, durante la “década infame” de 1930. Evaristo era un amigo familiar y camarada literario admirado por Jorge Luis. En este libro continúan las evocaciones  y nostalgias de los barrios de Buenos Aires y sus costumbres, entre ellos, de Palermo, cuyos árboles y atardeceres sellaron una infancia cosmopolita.¨

 

<< ARTÍCULO ANTERIOR

ARTÍCULO SIGUIENTE >>

 
  Los primeros años de Borges  

Otros artículos de Jorge Luis Borges

 

Los primeros años de Borges
La juventud del autor
Borges y la década del '40
Los 50 y la irrupción de la ceguera
Borges, la política y una nueva década
Madurez intelectual
Borges, el amor y Perón
Borges el hacedor de milongas
Jorge Luis Borges, inspector de aves
Una vida de premios
Juglares electrónicos
Monografía Jorge Luis Borges - Leopoldo Lugones
Selección poética
La casa de Asterión
La escritura del Dios
Los teólogos y el inmortal
Poema conjetural
La muerte y la brújula
   

Referencias:

Artículos y datos sobre el Autor
Selección literaria del Autor