El Neruda político

Pablo Neruda siendo entrevistado

Escrito por Marisa Martínez Pérsico

SUS CARGOS DIPLOMÁTICOS

La reputación de Neruda crecía tanto en el interior como en el exterior de Chile, pero su vida estaba sumida en la pobreza. Hacia el año 1927, las penurias económicas lo obligaron a aceptar el cargo de cónsul honorario en Rangoon, Birmania colonial, un sitio sobre el que jamás había oído hablar.

Más adelante trabajó en Ceilán, Java y Singapur. En Java contrajo matrimonio con su primera esposa, una empleada bancaria holandesa llamada Maryka Antonieta Hagenaar Vogelzang.

Mientras realizaba sus servicios diplomáticos, Neruda leyó muchas obras de poesía universal y experimentó diversas formas poéticas. Por entonces escribió el primer tomo de su libro Residencia en la tierra, que incluyó gran parte de sus poemas de inspiración surrealista.

NERUDA FRENTE A LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

Al regresar a Chile, le fueron encomendadas tareas diplomáticas en Buenos Aires y luego en Barcelona. Más tarde reemplazó a Gabriela Mistral en calidad de cónsul de Madrid, y fue allí donde comenzó a rodearse de un círculo intelectual de prestigiosos literatos como Rafael Alberti, Federico García Lorca y el poeta peruano César Vallejo.

En Madrid nació su Malva Malvina Trinidad, que sufrió problemas de salud a lo largo de su corta vida. En esta época, Neruda se alejó de su primera esposa y comenzó relaciones con una mujer argentina llamada Delia del Carril, que eventualmente se transformó en su segunda esposa.

En España se desataba la Guerra Civil. Este contexto lo alejó de la poesía individualista y lo volcó a la preocupación social en sus textos, y a la solidaridad con la sociedad española. Fue en esta época en que sus escritos se politizaron casi totalmente. Se transformó en un ardoroso intelectual comunista en cuyo cauce se mantuvo durante el resto de su vida.

Las tendencias izquierdistas radicales de sus amigos literatos, así como de Delia del Carril, contribuyeron a su causa comunista, pero el catalizador más importante fue el asesinato de su camarada Federico García Lorca por las fuerzas franquistas. A través de sus discursos y su escritura literaria, Neruda colaboró con la causa republicana, publicando una colección de poesía llamada España en mi corazón. En este período, la esposa e hijo de Neruda se mudaron a Monte Carlo; él jamás volvió a verlos. Se instaló en Francia junto a Del Carril.

Luego de la elección a presidente ocurrida en el año 1938, cuando fue elegido Pedro Aguirre Cerda a quien Neruda asistía, lo designaron cónsul especial para la emigración española en París.

Allí Neruda contrajo la responsabilidad que denominó “la misión más noble que he emprendido en mi vida”: envió a 2.000 refugiados españoles de regreso a Chile en un viejo barco al que llamó Winnipeg. Neruda fue lo que se llamaría “un auténtico intelectual de armas y de letras”.

 

<< ARTÍCULO ANTERIOR

ARTÍCULO SIGUIENTE >>

 
  Los años tempranos de Neruda  

Otros artículos de Pablo Neruda

 

Los años tempranos de Neruda
El Neruda político
Neruda y el Stalinismo
La inspiración americanista de Neruda
Neruda senador
El regreso a Chile

Los últimos años
Crepusculario
Veinte poemas de amor y una canción desesperada
Residencia en la tierra
Canto general
Cien sonetos de amor

   

Referencias:

Artículos y datos sobre el Autor
Selección literaria del Autor