Biografía y selección poética

BIOGRAFÍA

Dulce María Loynaz Muñoz (1902-1997) nació en La Habana, Cuba. Fue doctora en Leyes, presidenta de la Academia Cubana de la Lengua y Honoris Causa de la Universidad de La Habana. Sus obras: Versos, Juegos de agua, Jardín, Un verano en Tenerife, Canto a la mujer estéril, Últimos días de una casa. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura, el Cervantes y la Orden de Alfonso X El Sabio. Son famosos sus poemas sobre islas, dedicados a Cuba y a las Islas Canarias. En su casa se celebraban las conocidas "juevinas", reuniones artísticas que convocaron a Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, Alejo Carpentier y Carmen Conde, entre otros.


El amor indeciso
(De Versos, 1920-1938)

Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...
Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

Yo le digo al amor: -¿Qué te trae a mi casa?
Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

Es un amor pequeño que perdió su camino:
Venía ya la noche... Y con la noche vino.

¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...
¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?...

¿Qué deja ir o espera? ¿Qué paisaje apretado
se le quedó en el fondo de los ojos cerrados?

Este amor nada dice... Este amor nada sabe:
Es del color del viento, de la huella que un ave

deja en el viento... Amor semi-despierto, tienes
los ojos neblinosos aun de Lázaro1... Vienes

de una sombra a otra sombra con los pasos trocados
de los ebrios, los locos... ¡Y los resucitados!

Extraño amor sin rumbo que me gana y me pierde,
que huele las naranjas y que las rosas muerde...,
Que todo lo confunde, lo deja... ¡Y no lo deja!
Que esconde estrellas nuevas en la ceniza vieja...

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe
que el mañana es tan sólo el hoy muerto... El cadáver

futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...
Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

1 En la Biblia, específicamente en el Evangelio de Juan (Jn 11:1-44) se menciona la resurrección de Lázaro, hermano de María y Marta de Betania, que fue uno de los tantos milagros obrados por Jesús de Nazareth.


Si me quieres, quiéreme entera
(De Versos, 1920-1938)

Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra...
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca. Y gris, y verde, y rubia,
y morena...
Quiéreme día,
quiéreme noche...
¡Y madrugada en la ventana abierta!

Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda... O no me quieras!


Tiempo
(De Versos, 1920-1938)

5

Un kilómetro de luz,
un gramo de pensamiento...
(De noche el reloj que late
es el corazón del tiempo...)

6

Voy a medirme el amor
con una cinta de acero:
Una punta en la montaña.
La otra... ¡clávala en el viento!


Creación
(De Juegos de agua, 1947)

Y primero era el agua:
un agua ronca,
sin respirar de peces, sin orillas
que la apretaran...
Era el agua primero,
sobre un mundo naciendo de la mano de Dios...
Era el agua...
Todavía
la tierra no asomaba entre las olas,
todavía la tierra
sólo era un fango blando y tembloroso...
No había flor de lunas ni racimos
de islas... En el vientre
del agua joven se gestaban continentes...
¡Amanecer del mundo, despertar
del mundo!
¡Qué apagar de fuegos últimos!
¡Qué mar en llamas bajo el cielo negro!
Era primero el agua.


Criatura de isla
(De Juegos de agua, 1947)

Rodeada de mar por todas partes,
soy isla asida al tallo de los vientos...
Nadie escucha mi voz, si rezo o grito:
Puedo volar o hundirme... Puedo, a veces,
morder mi cola en signo de Infinito.
Soy tierra desgajándome... Hay momentos
en que él me ciega y me acobarda,
en que el agua es la muerte donde floto...
Pero abierta a mareas y a ciclones,
hinco2 en el mar raíz roto.
Crezco del mar y muero de él... Me alzo
¡para volverme en nudos desatados...!
¡Me come un mar batido por las alas
de arcángeles sin cielo, naufragados!

2 Hincar significa introducir o clavar algo en alguna cosa.

 

<< ARTÍCULO ANTERIOR

ARTÍCULO SIGUIENTE >>

 
  Delmira Agustini